“Si quieres llegar rápido, camina solo. Si quieres llegar lejos, camina en grupo.”

-Proverbio africano

En el blog anterior, descubrimos que el trabajo en equipo es una habilidad que conlleva muchas otras habilidades, actitudes y conocimientos por parte de cada miembro. Ciertamente, trabajar en equipo es una habilidad que requiere del interés de cada miembro para que se obtengan los resultados adecuados. Y decirlo es muy fácil, pero la realidad te deja ver que esta habilidad necesita de mucho trabajo interno y externo para lograr el fin último.

Existen un sin fin de dificultades que pueden ocurrir a raíz del trabajo en equipo, y muy seguramente ya has vivido en carne propia alguna de esas dificultades. Por lo que está de más enumerarlas. Lo que sí enlistaremos son aquellos consejos que traen a ti el éxito de trabajar en equipo y multiplicar la productividad.

  1. Busca diversidad: Un equipo formado por personas con capacidades, pensamientos, habilidades, conocimientos y actitudes diferentes traerán diversas perspectivas que podrían ser el camino óptimo para alcanzar la meta común.
  1. Impulsa la comunicación: La única manera de hacer que todos los integrantes del equipo trabajen de forma efectiva es a través de la comunicación. Por ello, es imperante la existencia de protocolos de comunicación que brinden un espacio para la escucha activa y la buena retroalimentación. Las herramientas de comunicación para llevar a cabo dichos protocolos deben de ser delimitadas por el líder de acuerdo a las necesidades de comunicación de los miembros.
  1. Objetivos comunes: Parte de una buena comunicación es el establecimiento de objetivos comunes de manera clara, puntual y precisa. Es importante estatuir los fundamentos de la organización para que todos partan del mismo punto. Una vez definido el punto de partida, será necesario definir las tareas de cada miembro, la meta, la ruta y el tiempo al que todo el equipo debe volcar sus fuerzas.
  1. El “nosotros” antes del “YO” : Todo equipo necesita de un líder que guíe a los miembros. Observa que leíste “líder” y  ello implica ser parte de ese equipo, involucrarse para tomar acciones y entender que ya no hay un YO sino un NOSOTROS. Recuerda que las palabras tienen un gran poder y el uso del NOSOTROS creará un ambiente de confianza, pertenencia y responsabilidad entre todos los involucrados.
  1. Confiar para delegar: A lo largo del consejo 2 y 3, te hemos dicho que es importante la función del líder para establecer tareas a cada miembro del equipo. Es necesario enfatizar que el delegar tareas no se refiere a que cada miembro haga una parte del trabajo sin tomar en cuenta el trabajo de los demás para que al final junten sus partes y entreguen un resultado frankenstein. En pos de evitar dicha situación, fomenta la comunicación de la que te hablamos en el consejo 1.
  1. Promueve el talento: Delegar implica un análisis profundo de las aptitudes, habilidades y conocimientos de cada miembro, seguido de la confianza y la reiteración del compromiso. Recuerda que no todos los talentos pueden ser plasmados en un curriculum. Así que será trabajo del líder observar, analizar y potenciar esos talentos en pro de alcanzar el objetivo común.
  1. Motiva a tu equipo: Cada persona es un mundo; por lo tanto, la motivación que le des a un miembro no tendrá el mismo impacto que tuvo con otro. Escucha, analiza y empatiza con las necesidades de los miembros de tu equipo para después dar ese factor motivador que cubra alguna de sus necesidades.
  1. Recompensa: Una vez obtenidos los resultados deseados, es valioso anunciar a los miembros el éxito y celebrarlos con ellos.  Esto traerá sentimientos de bienestar, motivación y compromiso para futuros objetivos a cumplir.

Te invitamos a que lleves a cabo todos estos consejos y notarás un cambio significativo en tu equipo y en los resultados que darán. De necesitar ayuda, Ciclonatura cuenta con metodologías que te ayudarán a fortalecer la habilidad de trabajo en equipo dentro de tu organización.

Deja un comentario