La importancia de la innovación para el emprendedor

¿Tienes una idea original para un producto? ¿Se te ocurre una manera mejor de brindar un servicio? ¿hay algo en tu área que harías de una manera totalmente distinta?

Una de las claves de un negocio exitoso es ser capaz de traer nuevas ideas  a la mesa. Innovar es un factor determinante para encontrar un lugar en el mercado al iniciar un negocio, pero también para lograr que la empresa permanezca a flote a través de los años una vez que se ha consolidado.

Innovar o emprender
Innovar y emprender son términos frecuentemente confundidos o utilizados como sinónimos; sin embargo, se trata de actividades distintas. Innovar se refiere a presentar nuevos productos, servicios o procesos; mientras que emprender tiene más relación con aportar una mejora al mundo mediante el desarrollo empresarial. Por ejemplo, la creación de la primera laptop puede ser un ejemplo de innovación, pero la trayectoria de Steve Jobs para consolidar Apple es un ejemplo de emprendimiento. El emprendimiento y la innovación dependen el uno del otro, un producto innovador no necesariamente tendrá éxito, ya que requiere de la ejecución y momento correcto para lanzarlo al mercado.

Tipos de innovación
Existen distintas maneras en las que se pueden llevar a cabo cambios, dependiendo del área y del impacto que se busque lograr. Algunas de ellas son:

    • Innovación incremental: son pequeños cambios para incrementar la funcionalidad, como los constantes lanzamientos de nuevos modelos de celulares con funciones mejoradas.
    • Innovación radical o disruptiva: rompe con lo ya establecido, como Amazon, que fue un parteaguas para el comercio en internet.
    • Innovación tecnológica: usa la tecnología para producir un cambio en la empresa.
    • Innovación comercial: resultado del cambio de variables en marketing.
    • Innovación organizativa: la innovación no impacta sólo en el producto final, sino que resulta importante desde la estructura y organización de la empresa.

Innovar o morir
Mantener una cultura de innovación dentro de la empresa no sólo ayuda a lograr un posicionamiento en el mercado, sino que puede marcar la diferencia en que la empresa permanezca ahí. Un error en el que se puede caer es pensar que las necesidades del mercado se mantendrán, especialmente con los cambios acelerados en materia de tecnología con los que nos enfrentamos hoy en día, por lo cual la innovación es indispensable.

Hay muchos ejemplos de empresas líderes que no lograron mantenerse al paso de los cambios. Podemos hablar de Kodak, que cayó en bancarrota con el surgimiento de las cámaras digitales, aunque fueron ellos mismos quienes diseñaron la cámara digital desde los años setentas; o  del caso de Blockbuster, que dejó pasar la oportunidad de comprar Netflix al pensar que su mercado era muy reducido. ¿Recuerdan cuando todos tenían un Blackberry? La empresa sin duda se vio en problemas cuando decidió enfocarse en su producto ya exitoso en lugar de desarrollar pantallas táctiles junto con sus competidores.

Innovar no necesariamente tiene que comenzar con una idea radical, puede comenzar con pequeños cambios, siempre con mira hacia la mejora. Quién sabe, quizás esos pequeños cambios tengan un gran impacto en el futuro. Innovar es un proceso que implica prueba-error y más de un intento, pero te invitamos a continuar retándote a ti mismo. Y si necesitas una mano en desarrollar tu idea, Ciclonatura es una opción para guiarte en el camino, ya que ofrecemos consultoría en emprendimiento a start ups y consultorías empresariales.

“La innovación es lo que distingue al líder del seguidor”
– Steve Job

 

Medicina: ¿qué habilidades debo tener?

Desde la antigüedad, el propósito de la medicina ha sido el curar las enfermedades, sin embargo, con el paso del tiempo la prevención también ha formado parte de ese propósito; además, ha adoptado características fundamentales, las cuales se reflejan actualmente en la actitud de la sociedad hacia el hombre y su cuerpo, así como en la valoración del conjunto salud-enfermedad.

Mi nombre es Diana Morales, soy médico cirujano y sub-coordinadora de Prevención y Servicios Médicos en Ciclonatura. El día de hoy hablaremos de la relevancia que tiene esta profesión en el entorno social, así como de las habilidades transversales que conlleva.

Hoy en día la práctica de la medicina implica una relación entre el médico (el agente activo del proceso sanitario), el enfermo (el paciente o agente pasivo que recibe la acción del médico) y la enfermedad (la entidad nosológica que enlaza al médico y al enfermo), con lo anterior el profesional de salud debe poner a disposición de la población los conocimientos, las habilidades y el buen juicio adquiridos durante su formación para prevenir y/o curar enfermedades, y del mismo modo mantener e inclusive mejorar su bienestar.

El ejercicio de esta profesión siempre ha necesitado de una vocación de servicio y, por lo tanto, requiere que el médico cultive ciertas cualidades indispensables para la misma  (habilidades transversales) y que podemos enlistar a continuación:

A) Valores profesionales, actitudes y comportamientos éticos: Aquí se incluyen los principios éticos (secreto profesional), la responsabilidad legal y el ejercicio profesional centrado en el paciente (respeto a su autonomía, creencias y cultura).

B) Fundamentos científicos: La habilidad para comprender y reconocer la estructura y función normal del cuerpo humano (a nivel molecular, celular, tisular, orgánico y de sistemas, en las distintas etapas de la vida y en los dos sexos), las bases de la conducta humana (normal y sus alteraciones), los agentes causales y factores de riesgo que determinan el desarrollo de la enfermedad y por último el manejo terapéutico basándose en la evidencia científica disponible.

C) Habilidades clínicas: Nos referimos a la capacidad para obtener información fidedigna y confiable a través del interrogatorio, la exploración física, selección de estudios de laboratorio y/o gabinete que contribuyan al diagnóstico de una patología y finalmente a establecer un pronóstico y tratamiento.

D) Habilidades de comunicación: Una comunicación efectiva (tanto de forma oral como escrita) con los pacientes, los familiares, y otros médicos, nos permitirá obtener información relevante de nuestros pacientes para dirigirse con eficiencia y empatía hacia ellos y  sus familiares.

E) Promoción de la salud, y va de la mano con la creatividad para lograr concientizar al paciente.

F) Análisis crítico e investigación: Tener la habilidad de formular hipótesis, recolectar y valorar de forma crítica la información para la resolución de problemas, siguiendo el método científico.

G) Trabajo en equipo: Una de las habilidades más importantes, pues es necesaria desde que interactúas con un paciente, su familia y/u otros médicos en beneficio de su salud.

Como puedes darte cuenta, algunas de las habilidades transversales se adquieren fuera del ámbito laboral; otras forman parte de los rasgos personales de cada individuo, pero casi todas se pueden aprender y potenciar a través de formación especialmente orientada a trabajarlas. ¡En Ciclonatura encontrarás la oportunidad que esperabas para lograrlo!

Las habilidades transversales de los facilitadores

Varios de los que formamos parte de la familia Ciclonatura hemos expresado a través de redes sociales que ser facilitador es una experiencia mágica en la que todos aprendemos, nos divertimos y creamos una conexión especial.

Esta labor implica ser una persona comprometida que honra a los individuos pertenecientes a un grupo y entiende que en su conjunto existe una sabiduría inigualable.

Para ello, se usan procesos que permiten la contribución de cada individuo dentro de un equipo.

Un facilitador guía y apoya al grupo para que estos alcancen las metas establecidas, además de crear conciencia sobre su actuar, pensar y sentir. Para nosotros, este trabajo es un arte.

Como en toda labor, se requiere de ciertas habilidades transversales para poder desempeñarse de la mejor forma con el fin de llevar al grupo a una unión sincera y llena de energía. Las habilidades transversales indispensables para nuestro equipo de Ciclonatura son:

  • Liderazgo: Entendemos al liderazgo como ese compromiso de crear un mundo qe haga desear a las personas pertenecer ahí. Es decir, el facilitador propone, expresa una visión y da espacio a que los integrantes del grupo se adentren en esta perspectiva, pero también permite la reformulación y transformación de la misma con el objetivo de generar comodidad en los individuos. 
  • Comunicación: Para generar esa visión diferente del mundo, es necesario que el facilitador tenga la destreza de transmitir de manera clara y precisa los conceptos e ideas. Además, para permitir esa reformulación de la visión es necesario escuchar activamente a los miembros del grupo, pues de no ser así, no habrá comunicación. 
  • Análisis y solución de problemas: Siempre existen situaciones inesperadas que el facilitador tiene que comprender para darles solución inmediata, de forma que el grupo siga disfrutando cada minuto sin estrés, solo concentrándose en sí mismo y en su grupo. Esta es una capacidad indispensable para que el evento sea exitoso y los equipos alcancen sus metas. 
  • Administración del tiempo: Es fundamental que el facilitador tenga conciencia del tiempo y eso solo se logra realizando un cronograma de las actividades, seleccionando puntualmente la información a transmitir, así como ensayando para lograr la precisión necesaria dentro del evento.
  • Iniciativa: El que un facilitador tenga un sentido de proactividad es fabuloso porque cuando los miembros de un grupo necesitan apoyo no contemplado en la planificación el facilitador debe responder con rapidez y destreza antes de que los miembros lo externen. De esta manera es mucho más sencillo llegar a un objetivo.

Estas son algunas de las habilidades transversales que debe tener un facilitador, sin embargo, hay muchas más a tomar en cuenta para lograr tener éxito en esa labor.

En Ciclonatura todos los días estamos en constante mejora para que quienes asistan a nuestras activaciones guiadas por nuestros coaches tengan la posibilidad de vivir la experiencia de descubrirse a sí mismos.

Aprovechamos este blog para abrir una puerta a aquellos deseosos de ser facilitadores y vivir ese arte de manera especial dentro de Ciclonatura.

¡Mejora tu creatividad!

¿Qué responderías si te preguntara qué tan creativo eres? Normalmente pensamos que la creatividad es cosa de diseñadores, publicistas o artistas, y tomamos poco en cuenta la manera en que la practicamos en nuestra vida diaria. Puede estar presente desde en la manera en la que resuelves la situación cuando te hacen falta ingredientes para el desayuno hasta en crear una nueva empresa.

La creatividad está relacionada con el éxito laboral y social e incluso la salud mental, por lo que no está de más tratar de mejorar nuestras habilidades creativas. Aquí te damos algunas sugerencias para hacerlo.

La creatividad comúnmente es entendida como el proceso de crear o producir algo de la nada…aunque no estamos tan seguros de que eso sea cierto. Una manera más cercana a la realidad de entender la creatividad consiste en encontrar procedimientos para realizar una actividad de manera distinta a la tradicional con la intención de satisfacer un determinado propósito. Y es que, en la gran mayoría de las ocasiones, cuando creamos, construimos sobre algo ya establecido, ya sea por nuestra experiencia o por lo que podemos aprender de los demás.

Constantemente se nos dice en la escuela que realicemos nuestro propio trabajo, sin copiarle a nuestro compañero de al lado. Sin embargo, una de las maneras más sencillas de propiciar la creatividad es justamente: copiarle a otros. No me refiero a borrar su nombre y cambiarlo por el nuestro, sino tomar ideas y construir a partir de ellas o mejorarlas. Y es que si queremos encontrar nuevas ideas, debemos darnos la oportunidad de aprender de los demás: puedes leer libros del tema, ver videos o platicar con personas que te inspiren, entre más puntos de vista mejor.

Las relaciones interpersonales y el trabajo en equipo son herramientas que pueden ser sumamente útiles al momento de desarrollar ideas creativas. Sin embargo, en algunos trabajos la competencia entre empleados los lleva a buscar que su idea sea la más destacada, impidiendo así el trabajo en equipo.

Uno de los elementos más utilizados es la lluvia de ideas, en la cual se pide a los miembros del equipo que den todas las ideas que se les vengan a la mente, buscando encontrar ideas originales. Sin embargo, es frecuente que una vez que uno de los miembros del equipo ha dado una idea, los demás integrantes continúen en la misma línea de pensamiento; por lo tanto, la manera más efectiva de realizar esta lluvia de ideas es dar tiempo a los integrantes para que piensen en ideas de manera individual y posteriormente compartirlas en grupo. Dos cabezas piensan más que una.

Muchas veces pensamos que aquellos que consideramos como creativos son los que tienen las mejores ideas. Sin embargo, en muchas ocasiones los creativos son mas bien los que comparten esas ideas sin miedo al fracaso. Y es que nuestras ideas no pueden crecer mucho si no nos atrevemos a compartirlas. Cuando platicamos nuestras ideas, así parezcan muy alocadas, las personas que nos rodean pueden contribuir a mejorarla o nos pueden dar una visión distinta.

Otra manera sencilla de promover la creatividad es caminar. En un estudio de la Universidad de Stanford, las personas que caminaron unos minutos antes de resolver un problema previamente dado obtuvieron el doble de ideas creativas que aquellos que permanecieron inmóviles. El estudio encontró que no hay diferencia entre caminar en una caminadora o al aire libre, por lo que es un hábito que fácilmente puede integrarse en el día a día durante el proceso creativo.  

Esta última sugerencia quizás ya la estés llevando a cabo, se trata de procrastinar. Y es que una investigación mostró que aquellas personas que procrastinan tienen niveles más altos de creatividad que aquellos que realizan la tarea de inmediato. Tiene que ver con una sencilla explicación: los procrastinadores tienen más tiempo de pensar, de cambiar de idea, de inspirarse en lo que sucede a su alrededor, mientras que aquellos que realizan la tarea de inmediato pueden únicamente quedarse con su primera idea. Si no eres un procrastinador puedes intentar dejar algunas ideas sin concluir y volver a revisarlas más tarde, quizás en el tiempo de espera se te ocurran nuevos elementos.

Finalmente, existe una segunda etapa de la creatividad, y es quizás la más difícil, aunque también la más satisfactoria. Se trata de convertir las ideas en acciones, a esto le llamamos innovación. La parte más retadora es probar nuestras ideas, sin duda no todas van a funcionar, pero hay que recordar que los errores son parte del proceso creativo y que a veces son los que llevan a las mejores ideas.