Medicina: ¿qué habilidades debo tener?

Desde la antigüedad, el propósito de la medicina ha sido el curar las enfermedades, sin embargo, con el paso del tiempo la prevención también ha formado parte de ese propósito; además, ha adoptado características fundamentales, las cuales se reflejan actualmente en la actitud de la sociedad hacia el hombre y su cuerpo, así como en la valoración del conjunto salud-enfermedad.

Mi nombre es Diana Morales, soy médico cirujano y sub-coordinadora de Prevención y Servicios Médicos en Ciclonatura. El día de hoy hablaremos de la relevancia que tiene esta profesión en el entorno social, así como de las habilidades transversales que conlleva.

Hoy en día la práctica de la medicina implica una relación entre el médico (el agente activo del proceso sanitario), el enfermo (el paciente o agente pasivo que recibe la acción del médico) y la enfermedad (la entidad nosológica que enlaza al médico y al enfermo), con lo anterior el profesional de salud debe poner a disposición de la población los conocimientos, las habilidades y el buen juicio adquiridos durante su formación para prevenir y/o curar enfermedades, y del mismo modo mantener e inclusive mejorar su bienestar.

El ejercicio de esta profesión siempre ha necesitado de una vocación de servicio y, por lo tanto, requiere que el médico cultive ciertas cualidades indispensables para la misma  (habilidades transversales) y que podemos enlistar a continuación:

A) Valores profesionales, actitudes y comportamientos éticos: Aquí se incluyen los principios éticos (secreto profesional), la responsabilidad legal y el ejercicio profesional centrado en el paciente (respeto a su autonomía, creencias y cultura).

B) Fundamentos científicos: La habilidad para comprender y reconocer la estructura y función normal del cuerpo humano (a nivel molecular, celular, tisular, orgánico y de sistemas, en las distintas etapas de la vida y en los dos sexos), las bases de la conducta humana (normal y sus alteraciones), los agentes causales y factores de riesgo que determinan el desarrollo de la enfermedad y por último el manejo terapéutico basándose en la evidencia científica disponible.

C) Habilidades clínicas: Nos referimos a la capacidad para obtener información fidedigna y confiable a través del interrogatorio, la exploración física, selección de estudios de laboratorio y/o gabinete que contribuyan al diagnóstico de una patología y finalmente a establecer un pronóstico y tratamiento.

D) Habilidades de comunicación: Una comunicación efectiva (tanto de forma oral como escrita) con los pacientes, los familiares, y otros médicos, nos permitirá obtener información relevante de nuestros pacientes para dirigirse con eficiencia y empatía hacia ellos y  sus familiares.

E) Promoción de la salud, y va de la mano con la creatividad para lograr concientizar al paciente.

F) Análisis crítico e investigación: Tener la habilidad de formular hipótesis, recolectar y valorar de forma crítica la información para la resolución de problemas, siguiendo el método científico.

G) Trabajo en equipo: Una de las habilidades más importantes, pues es necesaria desde que interactúas con un paciente, su familia y/u otros médicos en beneficio de su salud.

Como puedes darte cuenta, algunas de las habilidades transversales se adquieren fuera del ámbito laboral; otras forman parte de los rasgos personales de cada individuo, pero casi todas se pueden aprender y potenciar a través de formación especialmente orientada a trabajarlas. ¡En Ciclonatura encontrarás la oportunidad que esperabas para lograrlo!

Las habilidades transversales de los facilitadores

Varios de los que formamos parte de la familia Ciclonatura hemos expresado a través de redes sociales que ser facilitador es una experiencia mágica en la que todos aprendemos, nos divertimos y creamos una conexión especial.

Esta labor implica ser una persona comprometida que honra a los individuos pertenecientes a un grupo y entiende que en su conjunto existe una sabiduría inigualable.

Para ello, se usan procesos que permiten la contribución de cada individuo dentro de un equipo.

Un facilitador guía y apoya al grupo para que estos alcancen las metas establecidas, además de crear conciencia sobre su actuar, pensar y sentir. Para nosotros, este trabajo es un arte.

Como en toda labor, se requiere de ciertas habilidades transversales para poder desempeñarse de la mejor forma con el fin de llevar al grupo a una unión sincera y llena de energía. Las habilidades transversales indispensables para nuestro equipo de Ciclonatura son:

  • Liderazgo: Entendemos al liderazgo como ese compromiso de crear un mundo qe haga desear a las personas pertenecer ahí. Es decir, el facilitador propone, expresa una visión y da espacio a que los integrantes del grupo se adentren en esta perspectiva, pero también permite la reformulación y transformación de la misma con el objetivo de generar comodidad en los individuos. 
  • Comunicación: Para generar esa visión diferente del mundo, es necesario que el facilitador tenga la destreza de transmitir de manera clara y precisa los conceptos e ideas. Además, para permitir esa reformulación de la visión es necesario escuchar activamente a los miembros del grupo, pues de no ser así, no habrá comunicación. 
  • Análisis y solución de problemas: Siempre existen situaciones inesperadas que el facilitador tiene que comprender para darles solución inmediata, de forma que el grupo siga disfrutando cada minuto sin estrés, solo concentrándose en sí mismo y en su grupo. Esta es una capacidad indispensable para que el evento sea exitoso y los equipos alcancen sus metas. 
  • Administración del tiempo: Es fundamental que el facilitador tenga conciencia del tiempo y eso solo se logra realizando un cronograma de las actividades, seleccionando puntualmente la información a transmitir, así como ensayando para lograr la precisión necesaria dentro del evento.
  • Iniciativa: El que un facilitador tenga un sentido de proactividad es fabuloso porque cuando los miembros de un grupo necesitan apoyo no contemplado en la planificación el facilitador debe responder con rapidez y destreza antes de que los miembros lo externen. De esta manera es mucho más sencillo llegar a un objetivo.

Estas son algunas de las habilidades transversales que debe tener un facilitador, sin embargo, hay muchas más a tomar en cuenta para lograr tener éxito en esa labor.

En Ciclonatura todos los días estamos en constante mejora para que quienes asistan a nuestras activaciones guiadas por nuestros coaches tengan la posibilidad de vivir la experiencia de descubrirse a sí mismos.

Aprovechamos este blog para abrir una puerta a aquellos deseosos de ser facilitadores y vivir ese arte de manera especial dentro de Ciclonatura.

Envejece con estilo

¿Te has asustado al ver una cana en tu cabello, al darte cuenta que ya no eres tan flexible como antes o que tu memoria no es la misma? Pasamos mucho tiempo preocupándonos por nuestra edad, sin importar que tengamos 20, 40, 50 o 60 años. Y aunque sí, es cierto que hay capacidades que disminuyen de acuerdo con la edad, aquí te contamos algunas cosas que puede que no sean tan ciertas.

Uno de los miedos más comunes sobre la vejez tiene que ver con la pérdida de habilidades cognitivas, particularmente la memoria. Ejemplo de este prejuicio son expresiones como “ya está chocheando” o “se te va el avión”. La realidad es que sí hay una disminución en nuestra capacidad para recordar eventos, en la velocidad de procesamiento, que se refiere al tiempo que te toma realizar una tarea, y en la atención dividida, o hacer varias cosas a la vez, pero hay otras capacidades que permanecen estables o incluso que aumentan a medida que envejecemos. Nuestras habilidades de memoria a largo plazo, de memoria semántica (conocimientos generales) y de memoria de reconocimiento incrementan y es por eso que nos volvemos mejores analizando y solucionando problemas, sin mencionar el aumento en experiencia. 

Si continúan preocupándote esas habilidades perdidas, algunas recomendaciones son:

  • Deja de preocuparte: las personas que manifiestan más miedo a envejecer tienen índices más altos de deterioro en sus habilidades cognitivas. En realidad el envejecimiento tiene mucho que ver sobre lo que pensamos acerca de la vejez.
  • No dejes de aprender: es un mito que la neuroplasticidad solo exista en la infancia. Aunque es un tema que seguimos estudiando, sabemos que nuestro cerebro continúa generando conexiones sinápticas, a menos que se presente alguna patología, por lo que la edad no es ninguna excusa para dejar de aprender. Además, rodearse de un entorno estimulante disminuye o retrasa el deterioro cognitivo.
  • Ejercítate: hemos mencionado la importancia del ejercicio físico en varios blogs anteriores y bueno, en este te decimos que la prevención del deterioro cognitivo es una razón más para hacerlo.

Resulta que la edad también trae ventajas, por ejemplo, la mayoría de las personas arriba de 50 años perciben menos estrés, menos hostilidad y menos ansiedad. De hecho, la percepción de felicidad va aumentando, siendo los adultos mayores y los niños, la población que describe niveles más altos de felicidad. 

Pero, ¿qué se necesita para convertirse en esa persona feliz y no en el abuelito gruñón? Esta es la parte importante en la que puedes comenzar a tomar acción desde hoy. El predictor más alto de qué tanto vas a vivir es: tener relaciones sociales de calidad. Las relaciones sociales están asociadas con una disminución del 50% del riesgo de muerte prematura, aún por encima de factores como diabetes o actividad física. 6 Así, las personas que tienen conexiones emocionales fuertes con sus amigos, familia y comunidad, son más felices, tienen mejor salud física y viven más.

Sin duda la parte económica es un factor importante para mantener una calidad de vida favorable en la vejez, pero la parte social es algo que en ocasiones descuidamos o simplemente damos por sentado. Es por esto que resulta importante promover las habilidades sociales como empatía, solidaridad o comunicación. En Ciclonatura estamos interesados en mejorar la calidad de vida de las personas no sólo mediante la promoción de habilidades, sino también promoviendo la integración social en las comunidades educativas y empresariales.

 


  1. Yue, C. (s. d.) Aging and cognitive abilities. Khan Academy. Recuperado de https://www.khanacademy.org/science/health-and-medicine/executive-systems-of-the-brain/cognition-lesson/v/aging-and-cognitive
  2. Nauert, R. (2018) Age Perception Influences Capabilities. PsychCentral. Recuperado de https://psychcentral.com/news/2010/03/03/age-perception-influences-capabilities/11830.html
  3. Park, D. C., Bischof, G. N. (2013) The aging mind: neuroplasticity in response to cognitive training. Dialogues in clinical neurociencie. US National Library of Medicine. Recuperado de https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3622463/
  4. Murman, D. L. (2015) The impact of Age on Cognition. Semin Hear. Recuperado de https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4906299/
  5. Applewhite, A. (2017) Let´s end ageism. TED. Recuperado de https://www.ted.com/talks/ashton_applewhite_let_s_end_ageism/up-next?referrer=playlist-what_s_the_secret_to_living_longer&language=en
  6. Sliwa, J. (2017) So Lonely I Could Die. American Psychological Association. https://www.apa.org/news/press/releases/2017/08/lonely-die.aspx

La importancia del ejercicio en tu vida

Espero que estés teniendo un excelente día. Antes que nada, permíteme presentarme: mi nombre es Luis Soto, soy docente en formación de la licenciatura en educación física y también soy parte del gran equipo de trabajo de Ciclonatura, donde pongo en práctica los conocimientos de mi carrera para realizar actividades lúdicas con un objetivo específico.

Es maravilloso observar cómo a través de estas actividades, las personas descubren cosas nuevas en ellos o ponen en práctica diversas habilidades como el liderazgo, trabajo en equipo, comunicación. etc.  Lo que más me gusta hacer en Ciclonatura es ayudar a las personas a descubrir el potencial que poseen y que en muchas ocasiones tienen oculto.

Además de trabajar en Ciclonatura, también imparto talleres de atletismo junto con un compañero, en los cuales ayudamos a los chicos a potenciar sus habilidades. Lamentablemente, hoy en día el deporte no es un tema de gran interés para las personas en México, por lo que son pocas aquellas que lo realizan constantemente y lo consideran parte importante de su vida.

Por ello, quiero compartir contigo algunos datos que puedan motivarte a comenzar una vida más activa o, en caso de que ya la tengas, a continuar con ella.

La Universidad de Girona ha realizado un estudio sobre la prescripción de actividad física e indica que el ejercicio resulta útil como método de prevención ante la mortalidad prematura por cualquier enfermedad.

Este dato fue muy sorprendente para mí e hizo que en ese preciso momento llegaran a mi mente infinidad de preguntas, por ejemplo: ¿cómo es posible que 30 minutos de ejercicio prevengan todo tipo de enfermedades? Bueno, pues hoy como estudiante de la licenciatura en educación física puedo asegurarte que el ejercicio no solo previene enfermedades, sino que es la mejor inversión de tiempo que puedes hacer.

Si aún no te convencen mis palabras, permíteme enumerarte algunos de los beneficios que el ejercicio puede traer a tu vida:

  1. Te hace más feliz

Cuando realizamos ejercicio físico liberamos las llamadas “hormonas de la felicidad”: endorfina, serotonina y dopamina, las cuales te llenan de esa satisfacción y alegría después del  entrenamiento. Además, si haces ejercicio con regularidad, la concentración de hormonas aumenta de manera continua, permitiendo que dichas sensaciones se vuelvan parte de tu vida diaria.

  1. Te hace más productivo

La liberación de dopamina ocasionada por el ejercicio incrementa tu estado de alerta, por lo que te permite estar más atento y mejora la concentración. Al igual que en el punto anterior, si se realiza ejercicio constantemente, la concentración de la hormona aumenta e impacta positivamente tus días.

  1. Desarrollas el agón

Seguramente te estarás preguntando qué es agón, bueno pues es una palabra griega que significa desafío. Desarrollar el agón consiste en buscar una superación personal, desafiarse día a día para lograr vencerse a uno mismo en cualquier ámbito.

  1. Mejora tus relaciones sociales

El hecho de que te sientas más feliz no solo repercute en ti, sino en todos los que te rodean.  El ejercicio te dará muchas oportunidades para entablar conversaciones con desconocidos que compartan el mismo gusto deportivo, ya que te sentirás feliz, cómodo e interesado al hablar sobre ese tema.

  1. Mejora tu memoria

El ejercicio incrementa la producción de células del hipocampo que son responsables de la memoria y el aprendizaje. Gracias a esto, te permite aprender o recordar cosas de una forma mucho más efectiva.

  1. Reduce el riesgo de adicciones

Las adicciones están muy relacionadas con la dopamina por ser una hormona que genera una sensación de felicidad, la cual también es liberada cuando realizamos ejercicio.  Este resulta muy útil para el tratamiento de dichos problemas, ya que permite liberar la misma o mayor cantidad de dopamina, haciendo que tu cuerpo se sienta bien sin necesidad de sustancias nocivas para tu salud.

Estos son solo algunos de los muchos beneficios que trae consigo el realizar actividad física, pero personalmente, considero que el mayor de todos es la sensación de bienestar contigo mismo. Desde mi experiencia, sé que es muy gratificante y que en él puedes encontrar un estilo de vida totalmente diferente. Te brinda aventuras, experiencias y te permite encontrar grandes amistades, por ello te invito a que no esperes más para comenzar a realizar ejercicio o practicar algún deporte. ¡Te aseguro que no te arrepentirás!

 Taller de atletismo teórico

 Taller de atletismo práctico

Estrés del bueno

Últimamente escuchamos mucho acerca del estrés o el burnout y cómo afectan a nuestra salud. La mayoría de nosotros tenemos responsabilidades que nos generan esto diariamente, por lo que es un tema del que nos deberíamos de ocupar, pero ¿es realmente tan malo como pensamos o existe alguna manera de convertirlo en una fortaleza?

Primero entendamos qué es el estrés. El estrés es una respuesta del organismo ante un elemento que representa un reto o una amenaza física o psicológica y puede tener distintos tipos de manifestaciones; por ejemplo, algunas conductas como fumar, aumento o disminución del apetito o insomnio son frecuentes cuando estamos estresados. Así como signos fisiológicos como la sudoración, miosis (contracción de la pupila), cambio de temperatura corporal, tensión muscular, aumento de ritmo cardiaco, vasoconstricción, aumento de movilidad del sistema digestivo y secreción de epinefrina y cortisol. Estas reacciones son automáticas, como reflejo de la respuesta de lucha o huida que nos es útil para sobrevivir.

Resulta que estos signos no necesariamente son dañinos para la salud. La psicóloga Kelly McGonigal describe que el impacto para la salud tiene mucho que ver con lo que pensamos acerca del estrés; aquellas personas que consideran que el estrés no representa un riesgo para la salud y ven al estresor como un reto, generalmente tienen mejores condiciones.

El estrés también tiene mucho que ver con nuestra productividad. Es cierto que en niveles altos, nos bloquea y disminuye nuestro desempeño, pero en niveles muy bajos, resulta desmotivamente y también afecta nuestros resultados. En realidad, necesitamos de cierto nivel de estrés para alcanzar un desarrollo óptimo, por lo que la tarea debe de representar un reto.

Nuestro cuerpo es increíble y está diseñado para ayudarnos a enfrentarnos a los retos de la vida diaria. Aún más increíble es que tenemos la capacidad de alterar las reacciones de nuestro cuerpo a nuestro favor. Lo primero que necesitamos para manejar el estrés es identificar claramente cuáles están siendo nuestros estresores. ¿Qué situaciones te estresan? Y mejor aún ¿qué es lo que realmente te estresa? Quizás lo que te estresa no es entregar tu reporte, sino pensar que no es lo suficientemente bueno o que no tendrás la capacidad de hacerlo como te gustaría. Identifica estas situaciones y replantéalas utilizando un lenguaje objetivo, separa aquellos factores que están en tu poder y aquellos que no puedes controlar.

El segundo paso es identificar cuáles son tus reacciones ante el estrés. Como describimos anteriormente, existe un nivel de estrés en el que dejamos de desempeñarnos adecuadamente y esto es una reacción fisiológica que sucede a todo mundo. Es necesario aprender a escuchar a nuestro cuerpo. Identifica qué es lo que haces cuando empiezas a sentirte demasiado estresado ¿comes en exceso? ¿hablas mucho? ¿te sudan las manos? ¿qué es lo que sucede con tu cuerpo? Una vez que has identificado esto puedes identificar estas reacciones cuando suceden y detenerlas, antes de que lleguen a un nivel de ansiedad o de bloqueo.

¿Qué se puede hacer para controlar el estrés?

Cada persona es distinta, pero algunas de las recomendaciones para disminuir el estrés son practicar mindfullness y mejorar la concentración. Muchas veces el estrés tiene más que ver con nuestros pensamientos alrededor de la tarea más que en la tarea en sí misma, como cuando pasamos todo el día pensando en la enorme lista de cosas por hacer, lo cual nos impide concentrarnos en lo que estamos haciendo ahora.

Otras recomendaciones son hacer la acción contraria a lo que tienes que hacer. Una vez que hemos llegado al nivel de ansiedad, continuar tratando de realizar la tarea resulta difícil. A veces es mejor detenernos un momento y realizar alguna tarea que nos relaje para después volver a nuestra tarea; puede ser tomar una power nap, salir a caminar un rato, tener un momento de contacto con la naturaleza, tener una pequeña conversación con algún compañero o amigo. Ten en cuenta la importancia de cuidar de tu cuerpo, es mejor involucrarse en actividades que mejoren su salud como deportes o dormir, a conductas como fumar o comer que pueden resultar contraproducentes. Las activaciones en Ciclonatura son una oportunidad tanto para aprender más sobre este tema como para tener ese momento de relajación antes de continuar con tus labores diarias.