En el siglo XVIII, Adam Smith realizó un estudio dentro de una empresa de manufactura de alfileres sobre la producción. En el análisis comparó dos momentos de la producción: cuando todo el trabajo lo ejecutaba una sola persona y cuando se dividía el trabajo óptimamente en 18 etapas en un equipo. En la segunda opción, la producción per cápita de alfileres aumentó de manera exponencial, de 1 a 4800 por día.

La forma de realizar un trabajo, ya sea de manera individual o en equipo, va a depender de la actividad misma y de los objetivos a alcanzar. En el caso de la empresa de alfileres, el objetivo en común era el incremento en la producción, de tal modo que la mejor opción fue el trabajo en equipo.

El individualismo radica en actuar, pensar y juzgar de manera independiente y seguir tu propio pensamiento para conseguir el éxito personal. Por otro lado, el trabajo en equipo implica la interacción entre individuos para llegar a un propósito en común y conseguir el éxito grupal. Es bien sabido que ambas formas, aunque antónimas, son valoradas y consideradas algo común en la sociedad para buscar soluciones a problemas determinados. Sin embargo, durante este blog destacaremos el trabajo en equipo y los beneficios que traerá a tu vida en cualquier aspecto.

Es importante mencionar que el trabajo en equipo se puede dar en cualquier aspecto de nuestras vidas. No está precisamente relacionado con el aspecto escolar o laboral. Un ejemplo es cómo actuamos los mexicanos cuando vivimos el temblor del 19 de septiembre del 2017. Todos trabajamos en equipo para lograr rescatar, reparar y reponernos de la situación tan lamentable que estábamos viviendo. Así que, te invitamos a que veas este tema más allá de la mira profesional y entiendas los beneficios personales que te da el trabajar en equipo.

Hace algunos años, Alex Pentland, profesor e investigador del MIT creó una placa sociométrica en su Laboratorio de Dinámica Humana. La placa es un dispositivo discreto que se coloca en la ropa midiendo el tono de voz, gesticulación, silencios e interrupciones entre dos personas que se están comunicando.  A través de la investigación, Pentland definió tres elementos de interacción importantes entre los miembros pertenecientes a los mejores equipos analizados. El primer elemento está constituido por la gran cantidad de ideas contribuidas a lo largo de las conversaciones. El segundo fue denominado por Pentland como “interacciones densas”, donde se dan retroalimentaciones muy cortas para consensuar el valor de las ideas generadas. Y finalmente, el tercer elemento hacía referencia al turno que tenían las aportaciones de ideas y reacciones más o menos iguales entre ambas personas, generando una gran diversidad de ideas.

Lo anterior nos permite inferir que la división de tareas, las habilidades técnicas, la inteligencia, la personalidad de los miembros del equipo, la motivación, la cohesión y el liderazgo son importantes para la efectividad del trabajo en equipo. Sin embargo, el factor más importante es la sensibilidad social de los miembros que conforman al equipo. Esto estimula el flujo de ideas, cara a cara, para crear soluciones y cumplir el objetivo en común.

Para desarrollar un buen trabajo en equipo los miembros deberán tomar en cuenta aspectos como:

  1. Complementariedad: El trabajo especializado de los miembros es de vital importancia, pero es más importante que los miembros entiendan que su trabajo tendrá impacto en el trabajo del otro.
  1. Coordinación: Para que el trabajo en equipo se desarrolle de la mejor manera posible, alguien debe liderar y clarificar el objetivo común, las tareas de cada miembro, el impacto y los lineamientos de cada tarea.
  1. Comunicación: Haciendo uso de los tres elementos desarrollados por Pentland, los integrantes del equipo deberán desarrollar una comunicación constante y efectiva para conseguir que todos tengan la misma información que permitirá la sintonía grupal y el flujo de ideas.
  1. Confianza: Debido a que cada miembro tiene una tarea secuenciada con otra es indispensable que exista confianza entre los integrantes con el entendido de que están aportando lo mejor de sí mismos para desenvolverse dentro de su área.
  1. Compromiso: Si las tareas están enlazadas unas con otras, entonces los miembros deberán comprometerse a cumplir de manera eficaz y eficiente con sus labores. De otro modo, ninguno obtendrá los beneficios de cumplir la meta en común.

Los beneficios de trabajar en equipo son muchos. En este blog enlistamos sólo algunos.

Beneficios de trabajar en equipo:

  1. Incrementa la motivación.
  2. Desarrolla el sentimiento de pertenencia y el compañerismo; en subsecuente los miembros del equipo se sumergen con más empatía al proyecto.
  3. Provee un sentimiento de seguridad.
  4. Reduce el estrés debido a que las responsabilidades son compartidas.  
  5. Favorece las relaciones interpersonales.
  6. Potencia la creatividad debido a la retroalimentación.
  7. Genera aprendizaje debido a la contribución de ideas.
  8. Incrementa la productividad. La unión de fuerzas de los diferentes miembros genera mejores resultados que si lo hicieran de forma aislada pues, cada uno asume el rol y funciones más adecuadas a su capacidades y habilidades técnicas y socioemocionales.
  9. Brinda mejor calidad debido a la sinergía de los miembros y sus tareas.
  10. Aporta satisfacción laboral y personal.

Así que, es evidente que conviene trabajar en equipo, pero sabemos que lograr un buen trabajo en equipo es una tarea que necesita de muchas más habilidades socioemocionales. Si necesitas ayuda para desarrollar alguna habilidad en ti y en tu equipo, Ciclonatura cuenta con la metodología adecuada para potenciar estas habilidades haciendo uso de herramientas basadas en la psicología y el coaching. No dudes en contactarnos y experimentar todos estos beneficios enlistados.

Bibliografía:

Deja un comentario