En el blog anterior hablamos de una de resiliencia y los beneficios de desarrollarla para conseguir bienestar en tu vida. Hoy hablaremos de otra habilidad que tendrá gran impacto en ti y en los que te rodean, la iniciativa.

¿Qué es la iniciativa?

Etimológicamente, la palabra iniciativa proviene del latín “initiatus”, compuesta por el prefijo “in”= dentro o interno y por “initium”= comienzo. De tal manera concluimos que la iniciativa es la facultad interior que permite a algunas personas iniciar proyectos propios o buscar soluciones a problemas de manera autónoma y decisiva.

¿En qué momentos necesitarás de la iniciativa?

  • Emprender un nuevo negocio.
  • Realizar alguna actividad nueva.
  • Sacar un tema de conversación con alguien que conoces poco.
  • Dar seguimiento a un proceso al que nadie le había dado atención.
  • Proponer una reunión social a tus compañeros.
  • Dar una sorpresa a tu pareja.
  • Inscribirte a un curso online o presencial de la materia que más te interesa.
  • Etc…

¿Cómo puedes saber si eres una persona con iniciativa?

Responde a las siguientes preguntas:

  • ¿Tu motivación proviene de tu interior?
  • ¿Tienes deseos enormes por aprender cosas nuevas?
  • ¿Eres observador de tu entorno?
  • ¿Logras percibir las necesidades de tu entorno?
  • ¿Desarrollas ideas creativas para dificultades inesperadas?
  • ¿Eres capaz de tomar decisiones claras y concisas?
  • ¿Asumes la responsabilidad de tus decisiones?

Si has respondido a la mayoría con un sí, entonces eres una persona con iniciativa.

¿Qué pasa si respondiste en la mayoría que no? ¿Cómo lograr el desarrollo de esta habilidad?

Es importante mencionar que como toda habilidad, se necesita de tu disposición y perseverancia para desarrollarla de manera plena. Aquí te proporcionamos algunos tips para desarrollar esta importante habilidad.

  • Toma tus propias decisiones: Informate y analiza la situación de manera completa; es decir, observa los beneficios y las amenazas del problema. Y cuando vayas a tomar la decisión hazlo siendo fiel contigo mismo, sin guiarte por opiniones de otros.
  • Se proactivo: Inicia las cosas sin esperar que nadie te lo indique. Da lo mejor de ti en esa tarea y si fracasas, aprende de los errores y vuelve a intentarlo.
  • Se creativo: Busca formas únicas de cumplir tus objetivos personales y profesionales. Puedes inspirarte de otros pero no puedes copiarle a otros.
  • Visualiza el futuro: Pon atención a las posibilidades y se precavido buscando posibles alternativas para resolver las diversas posibilidades que podrían acompañar al futuro.

¿Qué tan valorada es esta habilidad?

Muy valorada. Por ejemplo, en el campo laboral es una de las habilidades más buscada debido a la relación que existe entre una persona con iniciativa y su desempeño por mejorar la calidad, desafiar a la competencia a través de ideas revolucionarias, hallar estrategias de alto impacto, tener una visión realista, dar su mejor esfuerzo, entre otras tantas actitudes deseadas por las empresas.

Así que no dudes más y comienza a potenciar esta habilidad en ti y si por alguna razón no sabes por dónde empezar, recuerda que en Ciclonatura tenemos servicios que pueden ayudarte en este camino de crecimiento personal y profesional. No dudes en contactarnos que estaremos encantados de acompañarte.

Deja un comentario