Varios de los que formamos parte de la familia Ciclonatura hemos expresado a través de redes sociales que ser facilitador es una experiencia mágica en la que todos aprendemos, nos divertimos y creamos una conexión especial.

Esta labor implica ser una persona comprometida que honra a los individuos pertenecientes a un grupo y entiende que en su conjunto existe una sabiduría inigualable.

Para ello, se usan procesos que permiten la contribución de cada individuo dentro de un equipo.

Un facilitador guía y apoya al grupo para que estos alcancen las metas establecidas, además de crear conciencia sobre su actuar, pensar y sentir. Para nosotros, este trabajo es un arte.

Como en toda labor, se requiere de ciertas habilidades transversales para poder desempeñarse de la mejor forma con el fin de llevar al grupo a una unión sincera y llena de energía. Las habilidades transversales indispensables para nuestro equipo de Ciclonatura son:

  • Liderazgo: Entendemos al liderazgo como ese compromiso de crear un mundo qe haga desear a las personas pertenecer ahí. Es decir, el facilitador propone, expresa una visión y da espacio a que los integrantes del grupo se adentren en esta perspectiva, pero también permite la reformulación y transformación de la misma con el objetivo de generar comodidad en los individuos. 
  • Comunicación: Para generar esa visión diferente del mundo, es necesario que el facilitador tenga la destreza de transmitir de manera clara y precisa los conceptos e ideas. Además, para permitir esa reformulación de la visión es necesario escuchar activamente a los miembros del grupo, pues de no ser así, no habrá comunicación. 
  • Análisis y solución de problemas: Siempre existen situaciones inesperadas que el facilitador tiene que comprender para darles solución inmediata, de forma que el grupo siga disfrutando cada minuto sin estrés, solo concentrándose en sí mismo y en su grupo. Esta es una capacidad indispensable para que el evento sea exitoso y los equipos alcancen sus metas. 
  • Administración del tiempo: Es fundamental que el facilitador tenga conciencia del tiempo y eso solo se logra realizando un cronograma de las actividades, seleccionando puntualmente la información a transmitir, así como ensayando para lograr la precisión necesaria dentro del evento.
  • Iniciativa: El que un facilitador tenga un sentido de proactividad es fabuloso porque cuando los miembros de un grupo necesitan apoyo no contemplado en la planificación el facilitador debe responder con rapidez y destreza antes de que los miembros lo externen. De esta manera es mucho más sencillo llegar a un objetivo.

Estas son algunas de las habilidades transversales que debe tener un facilitador, sin embargo, hay muchas más a tomar en cuenta para lograr tener éxito en esa labor.

En Ciclonatura todos los días estamos en constante mejora para que quienes asistan a nuestras activaciones guiadas por nuestros coaches tengan la posibilidad de vivir la experiencia de descubrirse a sí mismos.

Aprovechamos este blog para abrir una puerta a aquellos deseosos de ser facilitadores y vivir ese arte de manera especial dentro de Ciclonatura.

Deja un comentario