Al mencionar la palabra “marca” comúnmente se piensa en una empresa o en la venta de un producto; sin embargo, cada uno de nosotros tenemos una marca personal, ya sea que estemos conscientes de ello o no. Es aquello por lo que nos damos a conocer y se encuentra en constante construcción. Una marca personal bien construida nos hace sobresalir del resto y atraer oportunidades, no importa si te desempeñas como empleado, de manera independiente o si te encuentras al frente de un negocio.

¿Qué necesitas para construir tu marca personal?

Conoce tu valor

El primer paso es conocer cuáles son tus habilidades. ¿En qué eres realmente bueno? No te limites a pensar en las habilidades obvias para tu desempeño laboral, toma todo en cuenta; quizás eres una persona muy apasionada, tiendes a ayudar a los demás o mantienes el buen humor en momentos retadores. Puede ser que todas las personas en tu área tengan la misma formación profesional que tú, pero ¿qué es lo que tú puedes aportar que te hace diferente? Reúne una lista de las habilidades duras y transversales en las que seas sobresaliente y piensa en qué áreas pueden ser relevantes estas habilidades.

Conoce tus límites y áreas de oportunidad

Es importante conocer lo que somos, pero también lo que no somos. Piensa en cuáles son las habilidades que se te dificultan y aquellas en las que puedes mejorar. Los límites están para romperse, así que puedes elegir una o dos habilidades que te gustaría trabajar y piensa en acciones que puedes tomar para expandir esos límites.

¿En qué crees?

Piensa en qué es lo que piensas sobre ti mismo. ¿Qué son las cosas que te definen? ¿cuáles son las cosas que más disfrutas? ¿tienes una opinión positiva o negativa sobre ti mismo? Lo que pienses sobre ti mismo se reflejará en lo que los demás perciben.

Decide

¿Por qué quieres ser conocido? Piensa cuáles son las habilidades o características que estás dando a conocer ahora sobre ti. ¿Son las que te gustaría o hay algún cambio que quisieras hacer? Recuerda que la marca personal está en constante cambio, al igual que nosotros no encontramos en constante desarrollo. Es importante ser auténtico y no tratar de darnos a conocer por cosas que en realidad no somos.

Investiga tu marca actual

Realiza una investigación de mercado. Pregunta a tus compañeros de trabajo, a tus familiares, pareja, amigos o a alguna persona que te acabe de conocer ¿qué es lo que opinan sobre ti? ¿cuáles creen que son tus fortalezas o debilidades? ¿cómo es convivir contigo? Esto te puede dar una idea de si lo que pensaste sobre ti es congruente con lo que la gente percibe. De lo contrario, quizás sea necesario realizar algunos cambios.

Se congruente

Deja que tus acciones hablen por sí mismas. Tu actitud y tu desempeño son más importantes para construir tu marca personal que lo que puedas hablar sobre ti.

Nunca dejes de aprender

Las empresas, sin importar cuanto éxito tenga su producto, continúan en una búsqueda constante de mejoras e invierten en investigación, ya que el mercado se encuentra en constante cambio. Es lo mismo con nosotros. Puedes aprender de tus errores, de los errores de los demás, buscar asesorías, libros, capacitaciones o simplemente buscar retos que te hagan salir de tu zona de confort.

Deja un comentario