En México, el 40% de la fuerza laboral está representada por mujeres; sin embargo, de estas más de 20 millones de mujeres trabajadoras, únicamente el 5% son empleadoras o ejecutivas. Estas cifras nos colocan muy por debajo del promedio de representación de mujeres en puestos ejecutivos de la OCDE, que en 2016 fue del 20%.  

Es posible que las empresas mexicanas estén cometiendo un grave error. De acuerdo con un estudio realizado por Credit Suisse, las empresas que tienen a más mujeres en puestos de alto rango muestran mayor rendimiento sobre capital que las compañías con estructuras directivas compuestas en su mayoría por hombres. Por ejemplo, en 2013 las compañías con más del 15% de mujeres en altos cargos tuvieron 5% más de rendimiento sobre el capital que compañías con menos del 10% de mujeres.

Estas cifras podrían ser explicadas gracias a las habilidades transversales con las que las mujeres cuentan (y en las que, en promedio, parecen ser mejores que los hombres):

Liderazgo

Las mujeres muestran buenas habilidades para motivar e inspirar a sus equipos, de manera que resultan excelentes mentoras y logran crear un ambiente en el que se propicia el crecimiento. Muestran mayor atención al detalle y mantienen comunicación con sus equipos.

Inteligencia emocional

Las mujeres líderes tienden a facilitar las relaciones interpersonales positivas en sus equipos de trabajo, ya que poseen mayor sensibilidad social y empatía. De manera que prestan atención a lo que los miembros del equipo están diciendo, y también a lo que no dicen, al poseer una mayor sensibilidad para leer el lenguaje no verbal y las emociones de otras personas. Estas habilidades promueven el trabajo en equipo y ayudan a la resolución de conflictos.

Toma de decisiones

En lo que respecta a la toma de decisiones, el liderazgo femenino busca beneficios a largo plazo y asume menos riesgos innecesarios. Las mujeres resultan más precavidas y estratégicas, al mantener con mayor claridad los objetivos y las metas que se quieren lograr.

Esto no significa que las mujeres sean mejores líderes que los hombres, ni que se deberían de contratar sólo a mujeres en puestos de gestión. Pero sí es importante tomar en cuenta que una mayor diversidad en el equipo de trabajo, en cuanto a género y en cuanto a habilidades, puede resultar en equipos más exitosos.


  1. Martínez, M. P. (2017) Mujeres, con apenas 36.6% del empleo formal en México. El Economista. Recuperado de https://www.eleconomista.com.mx/empresas/Mujeres-con-apenas-36.6-del-empleo-formal-en-Mexico-20170119-0020.html
  2. Ramos, G. (2017) Impulsar más mujeres en puestos directivos: la clave para cerrar la brecha. Huffpost México. Recuperado de https://www.huffingtonpost.com.mx/gabriela-ramos/impulsar-mas-mujeres-en-puestos-directivos-la-clave-para-cerrar-la-brecha_a_23204470/
  3. Más mujeres ejecutivas dan mayores rendimientos a sus empresas. (2015, Marzo 6). Forbes México. Recuperado de http://www.forbes.com.mx/mas-mujeres-ejecutivas-dan-mayores-rendimientos-sus-empresas/

Deja un comentario